“Nueve cuentos azules”, historias desde la perspectiva de los niños con Asperger

M. J. I. 22.05.2018 | 04:02

“Es importante que los menores que son distintos se vean reflejados en las historias”, dice la psicóloga Gema Trelles

Un vampiro pacífico recibe una visita inesperada en su castillo; un joven neandertal observa a un grupo de invasores desde lo alto del valle; un caballero andante busca el último dragón vivo en una cueva helada, y tres extraterrestres llegan a la Tierra para estudiar su variada y abundante vida. Son algunos de los argumentos y personajes de “Nueve cuentos azules”, el libro que se presentó ayer en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA y que su autor, Pablo Fraile, define como “un libro con nueve historias en el que caben la fantasía, la aventura o la ciencia ficción”.

Fraile aseguró que en la obra, repleta de mensajes directos o indirectos a los niños que tienen Asperger, “ambos géneros se entremezclan, se revuelven, se agitan hasta tomar forma de dinosaurio o de robot, de ‘bigfoot’ o de planeta, de nave espacial o de abominable hombre de las nieves”.

El síndrome de Asperger está presente a lo largo del libro, en el que los personajes femeninos tienen un papel muy activo, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los cuentos. Así lo destacó la psicóloga Gema Trelles, que también resaltó la importancia de que los niños que son distintos se encuentren historias en las que puedan verse reflejados. “Esas diferencias pueden verse también como características y rasgos que forman parte de la personalidad de estos niños”, afirmó Trelles.

“Me llama la atención que haya muchos personajes que se identifican con rasgos negativos, pero cuando profundizas en ellos se sacan conclusiones positivas”, añadió. Fabiana Ginobili, presidenta de la Asociación Asperger Asturias, recalcó la importancia del libro, que toca muchos de los asuntos que interesan a los niños con Asperger: “En las historias aparece el interés por la geografía, los mapas o los dinosaurios, cosas que vemos las personas que estamos en contacto con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el trastorno de espectro autista”.

La editora Ángela Sánchez Vallina recomendó leer los relatos despacio, “en voz baja o en voz alta, y fijándose en las ilustraciones”.

 

Esta entrada fue publicada en Articulos recientes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.