Daniel Tammet: «El autismo ha contribuido en gran medida en las ciencias y en el arte»

Nos encontramos con él en Barcelona después de que haya dado unas charlas en el festival Kosmopolis, un encuentro de escritores. Daniel Tammet (Londres, 1979) tiene diagnosticado el síndrome de Asperger, pero es conocido por recitar más de veintidos mil decimales del número pi y por su rapidez para aprender nuevos idiomas —presume de que habla once y se ha inventado uno—. A pesar de todos los calificativos con los que se le presenta en la prensa, «una mente brillante», «el chico del cerebro increíble», se considera ante todo un escritor. Y llega a molestarle cuando a la gente como él les comparan con ordenadores. Su mundo es diferente; por la sinestesia, ve los números y las palabras como colores.

Dices que hablas once idiomas, entre ellos el español. ¿Por qué la entrevista la hacemos en inglés?

[Contesta en español]. Porque en París no hay posibilidad de practicar mi español. Leo en español, a Borges por ejemplo, pero a la hora de hablar mi acento es… Me dicen que tengo mucho acento francés. Lo que es normal porque vivo en París, mi marido es francés y hablamos todos los días en francés. Me gusta hablar en español, te agradezco la oportunidad que me das de practicarlo, pero creo que tu inglés es mucho mejor que mi español.

Cuando puse tu nombre en Google, lo primero que me salió es que eras el hombre más inteligente del mundo.¿Qué significa para ti que hablen de ti así?

No significa mucho. Porque, ¿cuál es la definición de inteligente? ¿Cuando juegas muy bien al ajedrez? ¿Hablar muchos idiomas es ser inteligente? ¿Llegar a algún descubrimiento científico? ¿Ser un buen artista? Existen muchas formas de ser inteligente. No me gusta sentirme obligado a representar alguno de estos modelos de inteligencia, o a destacar en una u otra cosa para demostrar que soy inteligente. Solo soy yo mismo. A unos les gusta y a otros menos, pero intento no ser representativo de nada. Por desgracia, esto es lo que otros ven en mí y yo no puedo controlar lo que escriben.

Creciste en una humilde familia numerosa en los años ochenta en Londres.

Soy el mayor de nueve hermanos. Era una familia muy grande y muy pobre también. En mi barrio no había museos ni cines, pero había una biblioteca. Yo me pasaba allí todos los días leyendo. Empecé por diccionarios y enciclopedias y según me fui haciendo mayor pasé a leer poesía, novelas. La literatura fue muy importante para mí, porque recoge muchas emociones humanas. Y yo experimento sinestesia. Cuando leía, esas palabras eran colores para mí. No las veía como negro sobre blanco, sino también de color naranja, púrpura, dorado… al igual que los números. Por eso me gusta mucho leer. La sinestesia contribuyó a mi creatividad y a adquirir habilidades sociales, porque siempre he estado haciendo este tipo de conexiones en mi cabeza para tratar de entender a las personas.

De niño tuviste unas convulsiones y a raíz de eso te diagnosticaron el síndrome de Asperger.

Sí, tuve convulsiones cuando tenía unos cuatro años, creo. Durante un tiempo los científicos pensaron que este ataque afectó a mis habilidades, pero ahora se inclinan por que fue el autismo el que causó la epilepsia. Y también es la principal causa de sinestesia. Pero hasta los veinticinco años no tuve un diagnóstico, hace veinte años era imposible diagnosticar un autismo de alto funcionamiento. Mis padres nunca encontraron una palabra para definir lo que me pasaba.

Decían que era muy tímido, demasiado sensible, patoso, torpe, pero autista no existía. No era posible. Más adelante los científicos se dieron cuenta de que no solo había autistas que no hablaban, sino que también lo era gente capaz de hablar, pero con problemas de contacto social.

Con veinticinco años la BBC hizo un documental sobre mí, Mente privilegiada, y dijeron: «Ok, creemos que eres autista». Me llevaron a la Universidad de Cambridge, a un centro de estudios para el autismo, creo que es el más importante del mundo de este tipo, y ahí me lo diagnosticaron definitivamente.

¿Todo empezó por el documental?

Todo empezó por el número pi. Tenía veinticinco años y recité este número con sus veintidós mil quinientos decimales. Me vieron unos periodistas y uno de ellos me dijo: «Queremos hacer un documental sobre el autismo, creemos que lo eres y nos gustaría llevarte a que vean qué pasa en tu cerebro». Por eso me llevaron a Cambridge y luego a América.

Has necesitado atención médica desde pequeño y tu familia era pobre. ¿Eso te ha convertido en defensor de los sistemas de sanidad pública?

Sí, por supuesto. Cuando recité el número pi, el dinero que recaudé lo entregué para la investigación de la epilepsia. Pero tampoco quiero ser la voz de un movimiento ni nada de eso, quiero representarme solo a mí mismo. De niño, que mis padres no tuvieran que pagar por mi atención médica fue muy importante para nosotros. Teníamos que pasar mucho tiempo esperando en el hospital, pero era gratis. Imagina que no fuera así, teniendo que ir, como fue mi caso, una vez al mes a la consulta especializada. Mis convulsiones pararon cuando me hice mayor. Hasta entonces necesité análisis de sangre, que me hicieran pruebas con escáner, ver a los doctores… Recuerdo que a veces me quedaba dormido en estas pruebas y me tenía que despertar mi padre y decirme: venga, que ya nos vamos a casa.

De pequeño coleccionabas cosas obsesivamente.

Sí, he coleccionado desde mariquitas a castañas. El problema era que las subía a mi habitación, y reuní tantas que mis padres me dijeron que se iba a hundir el techo y me lo tiraron todo. También coleccioné panfletos, mis padres abrían los armarios y se les caían encima montañas de papeles que había acumulado. Pero fue durante un tiempo, luego mi tendencia a coleccionar de forma compulsiva remitió. Por suerte, porque puede ser una obsesión para toda la vida. Ahora lo único que colecciono son palabras. Siempre guardo nuevas en mi memoria. Y como las palabras no pesan, las meto en la cabeza. Ahí tengo bastante espacio [risas].

Hay un dato de tu biografía que me llama la atención. Eras tímido, con problemas para socializar, te molestaban incluso los ruidos, pero un día te tiraste al vacío y te fuiste, ni más ni menos, que a Lituania a ser profesor durante un año.

No tiene tanta importancia. De hecho, fue terapéutico. Cuando estás aterrorizado por algo tienes dos opciones: o lo evitas completamente, o te tiras de cabeza a ello. Yo, cuando tenía diecinueve años, decidí enfrentarme. Tuve mucha suerte de tener esa fuerza de voluntad siendo tan joven. Era como un deseo de llegar más lejos de lo que marcaban mis limitaciones. Empujarme a mí mismo a ir siempre adelante, seguir y seguir.

Así que me fui a Lituania y fue maravilloso. Todo era distinto y yo era extranjero, pero esa situación no era nueva para mí. Cuando crecí en Inglaterra también me sentía extranjero. Nunca creí que estaba en mi propio país. Tampoco sentía que hablase mi lengua, porque el inglés era la lengua en la que los otros niños se burlaban de mí porque no me entendían. Los idiomas no son solo palabras, es también la forma en la que los usas. A la gente con autismo nos cuesta mucho saber en qué situación emplear una palabra u otra. Ahora puedo hacerlo, pero de niño me costaba mucho. De modo que en Lituania no tuve que preocuparme por nada, ya había pasado por todas las dificultades que me iba a encontrar. Es más, tuve la suerte de al menos poder utilizar como excusa que era inglés. Cuando me decían que era como diferente o tímido, contestaba que no, que es que era británico [risas]. Fue una buena excusa.

Pero hiciste cosas allí muy atrevidas para el niño tan tímido que dices que eras. Según cuentas en tu biografía, llamaste a la Asociación de Homosexuales de Lituania…

Es cierto. Ese paso para mí fue muy grande. Creo que para la mayoría de las personas no sería tan importante, porque la gente sale a los clubes, se van de marcha de noche y hacen de todo, pero yo nunca he sido así. Igual debería probar, a lo mejor es muy divertido. En mi caso, gracias a la asociación hice amistad con una pareja que era muy maja y, prácticamente, me adoptaron. Tuve mucha suerte con la gente que conocí allí. Estos me invitaban mucho a su pueblo y una vez me perdí yendo yo solo en el autobús, tuve que utilizar mi mejor lituano para pedir ayuda.

Me dio por llamar a esta asociación porque ya tenía el número. Fui a Lituania a través de una organización que nos había dado a todos una serie de números de teléfono que creyeron que podríamos necesitar. Supongo que asumieron que alguien sería gay, porque ahí estaba el número de teléfono de la asociación de los gais lituanos. Yo ya sabía que era gay, pero nunca había conocido a nadie gay o nunca supe de nadie que lo fuera. Allí me dije de intentarlo y funcionó. Superé muchos obstáculos, muchas barreras, durante aquel año.

Es curioso cuando hablas en tu libro de que te resulta más fácil comunicarte con gente a través de un ordenador, de lo mucho que te han ayudado los emoticonos para poder reconocer las emociones de las otras personas cuando se dirigen a ti, más que frente a frente.

He disfrutado siempre mucho con los ordenadores en general. Jugaba mucho antiguamente, de hecho, soy suficientemente viejo como para recordar la evolución completa de los ordenadores. Recuerdo cuando era niño y nos divertíamos con juegos en los que no tenías más que una pelota rebotando en la pantalla. Yo me iba a la librería porque tenían los códigos de juegos, me los llevaba a casa y me pasaba horas y horas metiendo el programa en mi Commodore 64 para conseguir un juego que luego era muy normalito. Y, si te equivocabas en un solo número de todo el código, no funcionaba.

Internet ya me pilló con veinte años y sí, la comunicación por escrito para mí era más fácil de entender por los emoticonos. Ya no los utilizo, no los necesito, pero en un principio me servía para tener más claro todo lo que estaba pasando en la conversación al margen de las palabras en un sentido literal. Si algo era una broma, una ironía, etcétera.

Ahora me sigo comunicando con amigos que tengo en otros países, pero he trazado una línea con la privacidad. No tengo Twitter y en mi página oficial de Facebook solo pongo noticias, nada privado. Tengo muy claro cuál es la línea que divide lo personal de lo profesional.

Estas dificultades que tienes para interpretar las emociones de los demás me recuerdan mucho a un personaje televisivo, Sheldon Cooper, de The Big Bang Theory, que llegó a hacerse con una máquina de detectar emociones en un capítulo…

Mucha cultura popular hoy en día usa o ha utilizado el síndrome de Asperger, el autismo altamente funcional. Parece que es algo que ha captado la atención del público, porque hay mucha gente que se puede identificar con esos rasgos aunque no tenga el síndrome. Quizá por eso mi autobiografía tuvo tanto éxito. Aunque los lectores no eran necesariamente ingleses, gais, autistas ni tenían sinestesia, se sentían identificados con los problemas que sufría yo para conectar emocionalmente con otras personas. Querer encajar, pero a la vez respetando tu identidad. El síndrome de Asperger al final ha servido como metáfora para todo eso a muchos guionistas.

Hace unos días vi un documental Asperger’s Are Us (Alexandre Lehmann, 2016) que iba más lejos, era sobre un grupo de chicos con Asperger que hacen monólogos de humor sobre su vida y van actuando por Estados Unidos. ¿Qué te parece que se visibilice así el síndrome?

Pues no los conozco. Pero ya sabes que siempre que sale una persona gay en una película o en televisión, por ejemplo, habrá gente que dirá: «una persona gay no es así en modo alguno» o «esta no es mi experiencia en absoluto». Lo mismo que, si sale alguien haciendo de español en un programa francés o americano, dirán: «esto es un cliché, los españoles no son así». Pasa lo mismo con los autistas que aparecen en libros, películas o en televisión. A lo mejor yo puedo reconocer ciertos aspectos en unos y con otros no me identifico para nada. Pero, mientras esté claro que se trata solo de la interpretación que hace una persona sobre una condición o identidad y no es la verdad absoluta, me parece bien.

Lo que más me preocupa es cuando los científicos definen una condición diciendo que es así como debería ser. Por supuesto, tenemos que tener diagnósticos y saber de qué se trata, pero cuando los científicos dicen que un autista no puede ser creativo, que puede memorizar y repetir, pero no puede crear, están equivocados. Ahora es un punto de vista absolutamente minoritario, antes era una opinión muy extendida. Porque los autistas pueden crear, lo que pasa es que de distinta manera.

En mi caso, he escrito ensayos, artículos, comentarios, una autobiografía y una novela que salió en Francia, Quebec y Suiza el año pasado. También he escrito y traducido poesía. Y muchos escritores, buenos escritores, dicen que lo que hago es bueno y que debería seguir escribiendo. De modo que no hay contradicciones entre autismo y creatividad, depende solo de cómo definas lo que es la creatividad. Si se define a los autistas como gente que no habla, que son como máquinas sin emociones, eso sí que me enfada  mucho.

Te molesta mucho, has escrito, que a los que tienen el síndrome del sabio, los savants, se les compare con ordenadores.

Sí, porque los ordenadores no tienen emociones. Si la gente dice de una persona que es como una máquina, como una calculadora humana, a lo mejor habrá quien se lo tome como un cumplido, algo positivo, pero desde mi punto de vista es negativo, porque los ordenadores no son creativos. En mi caso, cuando memoricé los decimales del número pi, hay quien lo vio como algo inhumano, pero para mí no fue así. Fue completamente distinto. Yo veía colores por la sinestesia, emociones, para mí era como un poema hecho con números. No un poema en español, alemán o francés, sino un poema de números. La lengua ahí son los números. Para mí, los números fueron mi primer idioma. Por eso en mi caso, recitar algo tan bonito como pi, delante del público, compartirlo, surgió de forma natural. Cuando lees un poema ves imágenes en tu cabeza, para mí esas imágenes vienen de los números. Tienen un sentido, puedo captar su significado y hago una historia con todo eso.

Tuviste una gata y has comentado que los animales en general aceptan y entienden mejor a las personas con discapacidad que los humanos.

Los animales no juzgan como las personas. Ellos simplemente te aceptan como eres y no distinguen al autista, al gay o al español. Y pueden hacer cosas asombrosas, hay perros que pueden oler cuándo vas a tener convulsiones o un ataque de epilepsia. Ya no tengo animales porque viajo todo el tiempo y sería muy difícil tener una mascota, pero me sentía muy unido a mi gato en Inglaterra, porque me aceptaba como era. Con él podía entenderme sin tener que hablar.

Tras escribir Embracing the Wide Sky (La conquista del cerebro, Blackie books, 2017) sobre los límites de la mente, la gente empezó a enviarte peticiones para que les dijeras cómo se podían adivinar los números de la lotería…

Sí, y les contestaba que me encantaría darles una fórmula para averiguarlos, pero no la hay. Lo que hay son más posibilidades de que te caiga un rayo que de ganarla. Siete veces más. La probabilidad de ganar es minúscula, aunque ocurra. Lo mismo que a veces hay alguien a quien le cae un rayo y le mata, aunque no sea igual de deseable.

El dinero de media que se gasta la gente en lotería en Estados Unidos, si se ahorrase, al cabo de pocos años, les serviría para muchas cosas. Entiendo que la lotería es una muy mala inversión. Pero entiendo que la gente lo que compra no es solo esa posibilidad remota con su boleto, sino también esperanza. Si te da un poco de esperanza en tu vida, creo que no es un precio tan alto el que se paga. El problema es cuando la gente cae en la trampa de que tiene que jugar todas las semanas por si salen los números que elige siempre. Los cuales, como explico en mi libro, suelen ser combinaciones que tienen altas probabilidades de tocarles a varias personas a la vez, porque tendemos a elegir los mismos números favoritos. Es decir que, si les toca por una suerte increíble, sería poca cantidad.

Por otro lado, tampoco me gusta que la gente que menos dinero tiene sea la que más juega. Los que menos se pueden permitir este gasto son los que compran veinte o treinta tickets semanales. Yo no juzgo sus sueños, pero creo que ya son unos niveles de gasto muy elevados. Quinientos dólares de gasto al año son cinco mil en una década, diez mil en veinte años, y a lo mejor no te compras una casa, pero sí que puedes dar la entrada. Me han criticado por hablar mal de la lotería en mi libro cuando traté el tema, me dijeron que le quitaba los sueños a la gente, pero creo que es mejor conseguir una casa al cabo de los años que un sueño cada semana.

Has criticado a Mensa, la asociación de personas superdotadas, porque te parece elitista y pones en duda que el cociente intelectual sirva para identificar a un superdotado. Tú mismo rechazaste la invitación que te enviaron para que entraras en la asociación.

Sí, el test de cociente intelectual es una estupidez. Como te decía antes, ¿qué es ser inteligente? Si vas a una organización de este tipo, verás que tienen números, datos y teorías que refrendan que ellos son los más inteligentes, pero si les pones en la jungla, sin conocer el idioma de los que viven allí, serán tontos. Es decir, ser o no inteligente es algo cultural, en realidad.

Cuando miras estos test de Mensa de cerca no son más que una forma de privilegiar un tipo de cultura y un tipo de educación en contra de otros. Por mi experiencia personal, por haber viajado, conocer diferentes lenguas y culturas, tengo respeto a cada una de ellas y no me gusta cuando se pone a una sola en un pedestal y todas las demás tienen que mirar hacia ella para, de algún modo, decir que todos tenemos que ser así. Lo que hace Mensa es favorecer un tipo de educación, que es la clásica occidental de Cambridge, a la que no todos tienen acceso. Entre la clase obrera, o razas desfavorecidas como los negros, hay gente inteligente pero que no tiene acceso a ese tipo de educación. Por eso no me gusta cuando se dice «así es como tiene que ser el que es inteligente y el que es de esta otra manera es tonto».

Te has quejado de la discriminación laboral que sufren los autistas. En tu libro cifras en un 12% el número de autistas con trabajo, menos que gente con otras discapacidades.

Es un problema que sigue ahí. Los jóvenes autistas tienen muchos talentos y capacidad para trabajar, quieren hacerlo, pero están excluidos porque no tienen habilidades sociales. Lo cual se convierte en un círculo vicioso, porque las habilidades sociales las pueden aprender trabajando, pero si no tienen la posibilidad…

Me hicieron una entrevista sobre esto en París el año pasado unos periodistas que vinieron de Dinamarca. Me pusieron como ejemplo de alguien que ha aprendido a integrarse en la sociedad y ha alcanzado un gran éxito como escritor. El autismo no es algo permanentemente igual. Siempre serás autista, pero puedes manejar esa condición, especialmente si tienes la oportunidad de adquirir habilidades sociales.

Y el problema será mucho mayor si encima vienes de un contexto de clase obrera. Entenderás las preguntas que te hagan, pero no sabrás cómo responder. Comprendes las palabras, pero hay una forma particular de contestar, de comportarse, de vestirse incluso, que no has tenido forma de aprender en el ambiente en el que has crecido. Ahí estás en desventaja porque como autista ni siquiera sabes dónde aprender esas habilidades. A lo mejor un día a alguien se le ocurre hacer un DVD que enseñe cómo hay que vestir, cómo hay que hablar… Creo que sería un gran éxito.

Porque un autista tiene mucho que aportar en una empresa.

Trabajan duro, son inteligentes, son muy serios, se centran mucho, ponen mucha atención en los detalles. Es una pena que no los contraten.

Las cifras que me has citado antes las escribí hace diez años, no sé cómo será la situación actual, seguramente mejor. Espero que sea mejor, porque la sociedad está cambiando y hay más concienciación que cuando publiqué mi primer libro. En aquel momento la gente preguntaba: «Pero ¿realmente el libro lo ha escrito él?». No creían que un autista pudiese escribir. Ahora ya nadie hace esas preguntas, así que creo que la actitud en general ha cambiado.